Cabecera

"No hay barrera, cerradura, ni cerrojo
que puedas imponer a la libertad de mi mente"

Virginia Woolf

viernes, 24 de mayo de 2013

(em)Prendimiento



“Tu tiempo es limitado, así que no lo desperdicies viviendo la vida de alguien más. 
No te dejes atrapar por el dogma, que es vivir con los resultados de los pensamientos de otras personas. No dejes que el ruido de las opiniones de otros ahogue tu voz interior. 
Y lo más importante: ten el coraje de seguir a tu corazón e intuición. 
De algún modo ellos ya saben lo que realmente quieres ser. 
Todo lo demás es secundario”.
Steve Jobs



Hace unos días acababa mi post algo decepcionada con en este siglo XXI que nos está resultando pelín retrógrado y casposo, a ver si hoy le veo su lado amable y logro enmendarlo.

Difícil  empresa.
Uy, empresa… ¿a qué me suena eso?

Desde hace un tiempo vivo con la sensación de que algo nos quieren vender, que hay una idea bastante definida de hacia donde nos quieren conducir después de pifiarla bien pifiada y de cargarse todo un sistema público que funcionaba. Nada ya va bien, así que, vamos a echar balones fuera y que nos den el problema resuelto. Esta parece ser la consigna.

No hay día en el que no oigamos hablar de  emprendedores, de emprendimiento o de empresarios hechos a sí mismos. Tenemos el concepto hasta en la sopa. Abres el periódico y te encuentras con los emprendedores. Pones la radio y ahí tenemos al emprendedor. Recorres twitter y mil consejos para emprender. Es el pan nuestro de cada día.

Bien, buena salida.
Con esa cifra desorbitada de parados y ante la incapacidad de salir del atolladero demos un empuje al “do it yourself”.  Y si no hay trabajo pues que se lo inventen. Bastante hicimos ya nosotros teniéndoles bien ocupados durante años llenando de ladrillo el país mientras nos enriquecíamos sin medida y sin escrúpulos.

Bueno pues vamos a ello.
¡Emprendamos!

Lo que ocurre es que, con tanta insistencia, están generando mucha angustia al señalar la salida por esa vía, angustia que se viene a sumar a la que ya de por sí tiene el desempleo. Al igual que no todo el mundo vale para diseñar el Voyager, no todo el mundo sabe, quiere o puede construirse un nuevo panorama profesional después de años en una misma empresa. O le falta empuje, o le sobran años o para lo que podría hacer mejor no hay mercado.

Luego oímos por doquier, a los adalides del autoempleo, hablar de todas las facilidades que el nuevo empresario tiene para lanzarse a emprender, desde la financiación hasta las ayudas (condiciones curiosas para conseguirlas) llegando a la simplificación de la burocracia para agilizar los trámites. Lo que ocurre es que en la práctica no es así. Agradecería que me sacarais de mi error en este punto. Hoy, al parecer, quedará aprobada la nueva  Ley de Emprendedores, veremos en qué se materializa a la hora de la verdad. Lo mismo tenemos que recurrir a exorcismos.


www.connectioncafe.com

Y dicho esto, que no todos saldrán de esta crisis creando empresa. Yo, afirmo, que en realidad a lo que se está  es al (em)Prendimiento, es decir, a la caza y captura del trabajo, buscando una señal que muestre el camino, no a su invención. Diseccionando el mercado como forenses buscando por dónde está la fuga y adónde se le puede echar una mano, justo la que nos sobra, la mano de obra.

Veo, que no, que no acabo de enmendar mi postura. ¡Qué empresa la mía!

Hagamos otro intento.

Emprender está muy bien ;)
Mejor… sigamos por ahí.

La crítica anterior solo es el resultado de un colapso de información al respecto que llevo arrastrando desde hace meses y que me ha llevado a saber muy bien qué nos venden con esto del “emprendimiento” . Aquí donde me veis, paradójicamente, después de lo expuesto, me dispongo a liarla parda de aquí al Otoño.
Os mantendré informados.

Y, a pesar de las milongas que nos cuentan desde esos púlpitos en los que se sitúan, esta muy bien encontrar tu propio camino pero, como dice Steve Jobs, escuchando tu propia voz interior, no los dogmas y pensamientos que otros pretenden imponerte. Y si no ves solución en solitario, asóciate, crea equipo, busca apoyo e ideas en quien te rodea. Si te convencen vívelas como propias y desarróllalas. Estamos viendo que los mejores avances en creación de empleo están surgiendo de la iniciativa social desde abajo pues a los de arriba les importa un pimiento cómo llegas a fin de mes.

Metamos aquí a Maxwell:

Cuando quieras emprender algo, habrá mucha gente que te dirá que no lo hagas,cuando vean que no te pueden detener, te dirán cómo lo tienes que hacer, y cuando finalmente vean que lo has logrado dirán que siempre creyeron en ti.

No es un camino de rosas, quién lo discute, pero tomar las riendas de tu destino ya sea en lo laboral, en lo privado o en lo político da tantas satisfacciones que no importa las horas que le eches o lo duro que sea, merece la pena

Demos la vuelta a todo, los tiempos están cambiando.

Felicidades Bob.




Venga vale, emprenderemos.
Además yo juego con ventaja. Yo os tengo del otro lado  (:
Gracias.