Cabecera

"No hay barrera, cerradura, ni cerrojo
que puedas imponer a la libertad de mi mente"

Virginia Woolf

domingo, 2 de marzo de 2014

Y se movió

El agradecimiento es la memoria del corazón. 
Lao-Tsé  




¿Os acordáis de esto?







Pues ya hace un año de este comienzo, de este blog y de esta petición mía para que me movierais el temita.

Y vaya si lo movisteis, y tanto que hasta llegó a temblar la tierra aquí en los madriles.






Vaya, me he equivocado. 

La prueba es esta (:





Estoy convencida de que algo tuvisteis que ver en todo ello.

Me lancé a escribir y a alimentar este blog, unas veces mejor, otras peor y me aferré a la frase de Luther King que venía a decir algo así como que tú comienza a andar que el camino irá apareciendo aunque no lo veas.

Ahora os puedo asegurar que así ha sido, que a medida que he ido avanzando cada nuevo paso me ha llevado al siguiente, cada persona nueva que se me ha cruzado me ha conectado con otra y con otra más que me iban ofreciendo su mano, sus conocimientos y su amistad con una generosidad que me devolvían la confianza perdida en mí y en los demás al quedarme en el paro.

Por eso este año que cumplo ahora como bloguera e incipiente empresaria quiero celebrarlo de la mejor forma que sé.

Así quiero agradecer a  Ana su enorme fe en mí, más allá de toda duda y más allá de lo humanamente posible. Cuánta suerte tengo de contar contigo incondicionalmente.

A mi  hermana  por animar, por sobrinear, por compartir. Y a mi  sixter  por apoyar y colaborar sin más, porque sí. A  Hubert,  of course, por su entusiasmo por mis ideas y su respaldo.

A mi  Smithy,  siempre cerca entre macetas y sonrisas, por ese yin, por ese yang, tan necesarios. Y a ese comentarista de lujo que a veces diera la sensación de que está a sueldo, gracias Manchego por tu calor, por tu cariño. 

A  Ramón  por todo lo que me ha enseñado siempre y que me sirve ahora de colchón.

A las locas que se lanzaron en plancha y en un sinvivir a darle cuerda a esto. Auténticas fuerzas de la Naturaleza:  Nuria, Didi, Amalia, Gema.

A  Javi que encontró otro camino pero nos dejó buenos señuelos. A  Prieto con su discreción, siempre pendiente de no fallar. Y a  Pecus mandando sus comentarios y sugerencias siempre certeros desde Australia.

A  Marijo  por tantos años codo con codo y esa fe enorme en mí. Menudas txavalotas estamos hechas. Echo de menos celebrar a San Marcial, ya te lo digo ¿o por quién nos comíamos la chistorra?

A  Nieves, recuperada ya para siempre desde el fondo de la memoria, amiga y cómplice. Gracias por esa luz. Esa misma luz que desprende Bego y que tengo la suerte de disfrutar.

A  Nena por sus ánimos, su confianza, su experiencia y consejos. Eres bella.
A  Chus por su control semanal del estado de la situación (que no de la nación), por su empuje y sentido común. Grande. 
Y a  Mabel  que sabe sacarle el humor hasta el momento más difícil ¡Ole por ti!

Mi gratitud en italiano a  Amelia, Scipona, mi pintora de cámara, mi confidente, mi inspiración, siempre nos dejamos a deber un vino ¡ay! Y  Cinzia,  vitalista, sensible, inquieta, estoy convencida de que estamos unidas por una gran fuerza.

Todos habéis sido mi trampolín hacia nuevas amistades que han ido  apareciendo durante este año. Dímpel, con su inteligencia y lucidez. Pedro y Mariví poniendo a mi disposición todo el  bagaje de tantos años al servicio del trabajador de espíritu libre ;) Víctor, entusiasta y curioso que me puso en el camino de Slow Fashion y de dos personas maravillosas y convencidas de lo que hacen como son Gema y Nicola. Carlos que me acogió en Utopic Bazaar este último mes y con ello he descubierto aún más gente preciosa, creativa e inquieta. Cuánto alimento para el alma.

Y el broche para   mi madre  por enseñarme que no se puede desfallecer nunca, que siempre hay que dar más, exigir más, quejándose solo lo justo y poniéndole siempre una sonrisa como ella hace. Y para mi hijo que me ayuda a que esa sonrisa resulte aún más fácil.

La meta que me he puesto por delante queda aún muy lejos y a saber de qué manera, cómo, dónde, cuándo. Los interrogantes siguen ahí, al igual que seguimos todos siendo absolutos principiantes, lo dijo también Bowie aquel día, pero veo muy claro que por fin estoy en mi camino. Es duro, sí, pero soy muy afortunada de estar rodeada de gente BUENA.


Ahora id y pregonadlo ;)